Grandes bolas de fuego

El fuego es uno de las cosas que más temen los pilotos al momento de subirse a un auto. En el pasado solían correr con trajes que no estaban diseñados para soportar altas temperaturas y en algunos casos eran compuestos que eran de materiales inflamables como el algodón. Otro cosa también era la poca seguridad que había en el pasado en cuanto a la protección del piloto en caso de incendio. En el pasado se solía poner los tanques de combustibles, los cuales estaban hechos de Aluminio alrededor del piloto con tal de tener un mejor centro de gravedad o distribución de peso.

A lo largo de la historia de Fórmula 1 han habido fatalidades y con el fuego como protagonista. Desde la trágica muerte de Roger Williamson en el Gran Premio de Holanda en 1973 o el casi fatal accidente de Jacky Ickx en el Gran Premio de España de 1970 al accidente que le costó la vida a Ronnie Peterson en la largada del Gran Premio de Italia en 1978 y la lista sigue en la cual podemos destacar el incendio que afectó a Jos Verstappen cuando estaba haciendo su detención en pits durante el Gran Premio de Alemania de 1994 cuando se descubrio que Benetton habia retirado el filtro que regulaba el paso de combustible con tal de tener detenciones más veloces.

benetton_pit_fire__germany_1994__by_f1_history-d8amb2n

La segunda carrera de la temporada 1989 de Fórmula 1 se le recuerda por tres cosas:

-El accidente de Berger en Tamburello
-Que el reinicio posterior al accidente de Berger fue el inicio de lo que sería la rivalidad Senna-Prost
-Que Ayrton Senna ganó la carrera

El Gran Premio de San Marino era el Gran Premio de Ferrari, el primero de dos en esa temporada. El equipo italiano venía con los espíritus en alza tras la victoria (inesperada) de Nigel Mansell en Jacarepaguá.

Con Mansell largando tercero y Berger desde la quinta posición en lo que fue el primer Gran Premio en tierras italianas que tenía la Scuderia en esa temporada.
En la sesión clasificatoria del viernes con lluvia de por medio Berger se llevó la primera posición, pero con la segunda sesión hecha al dia siguiente en condiciones de piso seco, su primer lugar del dia anterior ya no tenia valor alguno y denostandolo a la quinta posición.

“Yo no recuerdo nada de la carrera hasta el momento del accidente. Es chistoso cómo funciona el cerebro porque recuerdo cada detalle del accidente y del impacto en sí pero no recuerdo lo que paso antes de eso” – Gerhard Berger hablando para la revista Autosport (20/03/2014)

Durante la cuarta vuelta de carrera la Ferrari 640 del austriaco se iba directo al muro de forma recta en una de las zonas más veloces del autódromo Dino y Enzo Ferrari y que en pasado ya había sido protagonista de fortísimos accidentes como el de Nelson Piquet en 1987.
Tamburello era una veloz curva a la izquierda que se tomaba a fondo para luego llegar a otra curva veloz como era Villeneuve y que luego del tragico accidente de Ayrton Senna en 1994 fue transformada en una chicana.

“Trate de doblar…no resultó, trate de frenar…no resultó. Yo solo dije ´oh mierda´ mientras me preparaba para el impacto y a la vez rezaba…”

berger-crash

Luego del fortísimo impacto en el muro, Berger estaba en serios problemas. El tanque de combustible de la Ferrari 648 ubicada al lado derecho de la cabina estaba destrozada y esparció combustible por doquier, en especial a Berger.
El impacto con el muro había arrancado radiadores, sidepods, parte de la carrocería dejando al descubierto los brazos y torso del piloto austriaco, quien ya estaba empapado en combustible. Segundos después Berger era un hombre inconsciente que estaba en llamas dentro de una destrozada Ferrari.

gb111

Foto gentileza de Colorsport.

“Recuerdo que estaba en mucho dolor y que Sid (Watkins, Dr de la FIA) estaba sentado en mis hombros tratando de ponerme un tubo en la boca”
Berger no recuerda mucho de esos momentos, pero sí recuerda vívidamente el dolor y el olor a combustible que tenía su traje ignifugo.

helmet-gb-iii

El casco de Berger luego del accidente. Foto gentileza de SnifferMedia.com

35 segundos se demoraron en llegar los servicios de asistencia. Los italianos fueron los pioneros en usar autos deportivos para llegar a las escenas de los accidentes antes de la llegada de la ambulancia.
El “Fast Medical Car” podía entrar a la pista cuando lo estimara conveniente sin tener que esperar por la autorización por parte del control de carrera. Solamente tenían que avisar a la torre de control de carrera para que estuvieran atentos.
Dentro del “Fast Medical Car” iban el Dr.Sid Watkins, el Dr.Domenico Salcito y con Mario Casoni a los mandos del vehículo. Casoni había sido piloto profesional por gran parte de los 70s; destacándose en los campeonato de resistencia y en donde se destaca su tercer en las 24 horas de LeMans a los mandos de un Porsche 903/3 con Jürgen Barth como copiloto.

“Gerhard permaneció inconsciente durante tres minutos y posteriormente entró en un estado de agitación psicomotora. Él se movía demasiado que no pudimos sacarle su casco y al final el Dr.Watkins tuvo que sentarse sobre con tal de poder liberar su cabeza para luego llevarlo al centro médico y sedarlo con tal de calmarlo” – Dr.Domenico Salcito hablando para revista autosport (20/03/2014)

Berger fue llevado al centro médico dentro del circuito que con el paso de los minutos se colmaba de gente del equipo italiano buscando saber su estado de salud. De ganar la primera carrera de la temporada bajo la incertidumbre de la confiabilidad de la nueva caja semiautomática que terminaría revolucionando F1 al miedo e incertidumbre sobre el estado de salud de Berger y todo paso en una cuestión de menos de un mes.
El austriaco sufrió quemaduras de segundo grado en sus manos, fractura de clavícula y una costilla fisurada. Lo que lo llevó a perderse el Gran Premio de Mónaco.

berger_1989_monaco_01_phc

Berger y las heridas post accidente en una de sus manos. Foto gentileza de Paul Henri Cahier (f1photo.com)

“Desde el lado humano ese accidente fue el momento más difícil de mi vida, pero los minutos siguientes me encontré frente a la situación más difícil de mi carrera profesional” – Cesare Fiorio, Jefe de equipo de Ferrari (1989-1991)

Las dudas sobre la causa del accidente estaban en el aire. ¿Fallo la suspensión? o ¿fue error del piloto? No había tiempo para sacar conclusiones porque estaban a 10 minutos del reinicio de la carrera y Fiorio tenia que tomar una decisión. Si sacaba a Mansell de la carrera o dejaba que compitiera en cuando fuese reanudada la carrera.
John Barnard, hombre detrás del 640 tampoco tenia una respuesta clara para el momento y recién el lunes después de la carrera serían las interrogantes respondidas cuando el destrozado y calcinado 640 fuera inspeccionado en Maranello el lunes siguiente.
Pese a no tener una idea clara de lo que pasó Fiorio ya había tomado una decisión…

“Tomé mi decisión y le dije a Nigel: ‘tu vas a empezar la carrera, pero antes de terminar la primera vuelta tu bajas la velocidad y regresas a los pits, haciendo creer que hay problemas con el auto’. ‘¡De ninguna forma!’ fue lo que me dijo, pero inmediatamente le deje las cosas claras, la decisión ya había sido tomada” – Cesare Fiorio

Pero en vez de abandonar en la primera vuelta de reinicio lo hizo 23 vueltas después bajo la excusa de que la caja de cambios semiautomática de la Ferrari había fallado.
Al día siguiente Barnard, Giorgio Ascanelli (ingeniero de pista de Gerhard Berger), Fiore e ingenieros de la escudería empezaron a inspeccionar la Ferrari 640.
El estilo agresivo de Berger para atacar los pianos en las curvas junto a una debilidad que tenia el alerón delantero hicieron que este colapsara a alta velocidad, desprendiéndose de la trompa del auto para terminar metida dentro de la suspensión delantera del 640 lo cual explica que haya ido derecho al muro a alta velocidad.

“Yo y Ayrton estuvimos en Imola tiempo después de mi accidente. Ambos fuimos a Tamburello porque estábamos preocupados de la proximidad de los muros. Fuimos detrás del muro para ver si se podía hacer algo y vimos que había un río y dijimos ‘Oh…bueno no importa, no hay nada que hacer’. Que estúpidos fuimos para no pensar en poner una chicana antes de Tamburello…que estupidos!” – Gerhard Berger

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s